El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe

Resultado de imagen de Museo de las Ciencias Príncipe Felipe

El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe es un espacio dedicado a la ciencia y a la investigación, pero desde un plano interactivo y de participación. Perfecto para los más pequeños, pero también ideal para los adultos.

Sin duda alguna, has de dedicar a este espacio toda una mañana, ya que la luz que entra a través de sus cristales es ideal para contemplar todas las exposiciones.

Una de las cosas más impresionantes en el interior es el Péndulo de Foucault, el cual realmente es digno de ver y descubrir su funcionamiento. Pero también impresionan las numerosas exposiciones, inventos e ingenios que hay en su interior, mediante los cuales podrás descubrir y explicarte numerosos fenómenos físicos y químicos de lo más cotidianos.

Como dijimos, es ideal para los más pequeños, ya que pueden interactuar con las exposiciones para, por ejemplo, descubrir cuál es la cantidad de agua que hay en su cuerpo, cómo se forman los huesos, el principio de la relatividad, entre muchos otros; y, cómo no, también despertará la curiosidad de los más grandes. Se trata de pequeñas exposiciones interactivas que permiten comprender un poco mejor los misterios de la ciencia que, sin embargo, nos son tan cotidianos.

Destacan también las actividades paralelas a las exposiciones que tienen lugar los fines de semana y festivos en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, las cuales se pueden disfrutar sin necesidad de comprar las entradas para el Museo, por lo que puedes participar en esas actividades por sólo 2€ los adultos y 1,50€ los escolares. Por tanto, es una muy buena opción para pasarlo bien sin necesidad de gastar mucho dinero.

De las actividades paralelas destacamos las siguientes:

La Ciencia a Escena: Se trata de una serie de demostraciones sobre fenómenos físicos y químicos que asombrarán a pequeños y adultos, ya que descubriremos los secretos de los fenómenos más cotidianos, como, por ejemplo, “Magia Química”, “Frío, Frío”, “Horror al vacío”, “Robots”.

Vida y Genoma: En esta actividad podrás descubrir los secretos del origen de la vida y los avances en el estudio del genoma.

Taller Estudio de TV: Perfecto para que los más pequeños se adentren en el mundo de la televisión y sus trucos.

También existen una serie de “Talleres de Dinamización” en los que se puede participar los fines de semana y festivos, pero para éstos sí hay que pagar toda la entrada al Museo, aunque realmente vale la pena participar en el “Taller Arquímedes”, el “Taller de los Insectos”, el “Taller Foucault” o el “Taller ADN”.

Sin duda, el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe responde a la perfección a su espíritu: acercar la ciencia y sus misterios a todo el mundo, especialmente a los más pequeños, incentivando su participación. Tal y como dice el Director del Museo, Manuel Toharia, “sin ciencia no hay cultura”. Así que ya lo sabes: la visita al Museo es imprescindible.

A la entrada del edifico vas a encontrar un inmenso estanque en el que dan unas ganas de bañarse en verano… Bañarte no, porque está prohibido, pero si tienes los pies destrozados de tanto caminar, lo que sí puedes hacer es descalzarte, sentarte en el borde, y meter los pies en su interior un ratito; es una delicia.

También a la entrada existe una pequeña cafetería al aire libre, con unos asientos en el suelo muy “chics”, aunque, no te asustes, que si eres más tradicional, también tienes sillas y taburetes de los de siempre.

El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe es el lugar perfecto para participar de la ciencia y acercar a los más pequeños a los secretos de ésta, permitiéndoles descubrir un mundo nuevo de una forma divertida.