La Alcazaba

Tras franquear La Puerta del Vino, accederás al Patio de Los Aljibes, donde podrás descansar un momento y disfrutar de las vistas que desde allí podrás contemplar (de hecho verás a mucha gente comiéndose sus “bocatas” allí y comprando refrescos y cervezas en el pequeño bar que hay allí mismo). Posteriormente, y desde allí, accederás a La Alcazaba.

En el mapa que encontrarás al final puedes ver la ubicación de La Alcazaba y el Patio de Los Aljibes. La Alcazaba es esa punta triangular al final de La Alhambra, como una especie de “proa de barco” frente a Granada, mientras que el Patio de Los Aljibes aparece entre aquélla y el Palacio de Carlos V.

La Alcazaba es la parte más antigua de La Alhambra, construida en el año 1239 con una finalidad eminentemente militar, lo que podrás comprobar en cada uno de sus rincones y estructura. Allí encontrarás la conocida Torre de La Vela, una torre de vigilancia desde la cual, junto a las banderas de España, Andalucía y la Unión Europea, podrás contemplar una panorámica impresionante (de izquierda a derecha) de Sierra Nevada, Granada y su vega y, por último, del Albaicín, para concluir, a tus espaldas, de una visión completa de La Alhambra.

Efectivamente, La Alcazaba es la parte más antigua de todo el complejo y que fue mandada construir por Mohamed I sobre las ruinas de la antigua fortaleza existente en el mismo enclave de la época zirí, fortaleza que, a su vez, se levantó sobre los restos de una fortificación romana. La fecha en que Mohamed I ordenó la construcción (1239) tiene su significación, ya que un año antes el Rey Jaime I conquistó la ciudad de Valencia, algo que ya apuntaba a que los reinos cristianos del norte comenzaban a amenazar seriamente la presencia musulmana en la Península, por lo que era necesario reforzar las defensas de Granada ante un posible avance cristiano.

La Alcazaba, por tanto, es un recinto con una finalidad exclusivamente defensiva, lo que se puede comprobar en las torres que la protegen (Torre del Homenaje, la Torre Quebrada, la Torre Hueca o del Adarguero, la Torre de los Hidalgos, la de Las Armas, la Torre de la Pólvora, la Torre Sultana, la Torre de La Tahona o del Cubo y la Torre de la Vela) y en su parte interior de carácter exclusivamente militar y en la que vivían los soldados, contando, además, con unos baños, un aljibe y los calabozos.

Te recomendamos dejar la visita a La Alcazaba para el final, ya que las vistas que te ofrece este puesto estratégico compensan toda la caminata que te habrás dado visitando La Alhambra y la subida final a la Torre de La Vela. Igualmente, te recordamos que se trata de una zona de muy difícil acceso para minusválidos.

Y, una vez hayas concluido tu visita a La Alhambra tras subir a la Torre de La Vela y abandonado La Alcazaba, te recomendamos que des un pausado paseo por los Jardines de La Alhambra y sus alrededores, comenzando por el Jardín del Adarve, jardín que está situado a la entrada misma de La Alcazaba, bajo de la Fortaleza del Adarve, encontrándose en este lugar las Torres Bermejas que se unen a la muralla, donde encontrarás la famosa frase y que mejor caracteriza a la ciudad de Granada:

“Dale limosna mujer,
que no hay en la vida nada
como la pena de ser
ciego en Granada”

Published by